La cabeza, el punto donde más disparan

"Trauma craneoencefálico" o "heridas perforantes en el cráneo" causada por proyectiles de arma de fuego. Esa es la descripción más común que se lee en el documento que Medicina Legal (IML) entrega a familiares de personas asesinadas diariamente en este país.

De los 58 casos de salvadoreños asesinados, perfilados por El Diario de Hoy, a 35 les dispararon en la cabeza, causándoles la muerte casi al instante. Solo en un par de casos, las víctimas fallecieron mientras recibían asistencia médica.

Por ejemplo, de los 21 homicidios cometidos durante mayo en Jiquilisco, en 18 casos, las víctimas recibieron disparos en la cabeza y, adicionalmente, lesiones en el cuello, pecho o estómago.

Sólo en dos casos, las heridas de bala fueron solamente en el pecho y en el abdomen, según las constancias expedidas por Medicina Legal, documento que sirve a los familiares para que la Fiscalía les autorice retirar el cadáver de ese lugar y para registrar la defunción en las alcaldías.

Durante mayo, Jiquilisco fue ubicado en el primer lugar de los 12 municipio donde más homicidios se cometen por cada 100 mil habitantes, según Medicina Legal. De acuerdo con esa entidad, en mayo registró 39.8 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Otra peculiaridad encontrada es que los asesinos no solo disparan una vez a la cabeza, como si eso no fuera suficiente. Pareciera que los verdugos quisieran asegurarse de que sus víctimas no sobrevivirán. Por ejemplo, en Jiquilisco, a dos jóvenes les dispararon más de 13 balas, la mayoría en la cabeza.