TERREMOTO DE 1986

A 30 años del
terremoto de
1986

El samaquión que cambió
San Salvador

- Raymundo Solano -

El terremoto provocó el colapso de decenas de edificios y casas en San Salvador. Se registraron cerca de mil 500 muertos, miles de heridos y damnificados

Bastaron unos segundos con aquella impresionante sacudida del 10 de octubre de 1986 para que San Salvador quedara de rodillas. La destrucción fue impactante. El centro de la capital quedó tumbado y la zona sur de la ciudad, caracterizada por las viejas casas típicas de barrios, se volvió un paisaje desolador donde abundó la muerte, el llanto, la desesperación, la escasez de todo. Allá olía a muerte.

Justo a las 11:49 de la mañana de este 10 de octubre se cumplen tres décadas del fenómeno natural que cambió no solo la capital, sino a todo un país.

Con un saldo de mil 500 muertos, diez mil heridos, 200 mil damnificados y pérdidas calculadas en mil 500 millones de dólares, el terremoto de solo 5.7 grados (el del 13 de enero de 2001, por ejemplo, fue de 7.7 grados, es decir mucho más potente, pero no dejó tanto daño) arrasó con todo en la zona centro y sur de la capital. Estructuras altas, casas pequeñas, construcciones de concreto y, claro, las de bahareque que aún abundaban.

Edificios completos, como el Rubén Darío, en el centro de la capital y de cinco pisos, se desplomaron de tajo. Allí murieron decenas. Fue, por lo tanto, el símbolo de la destrucción. Se supo después que la estructura estaba dañada desde los años 60, a causa de otro terremoto, y que aunque fue reparada, no quedó apta para seguir albergando oficinas ni nada.

El golpe devastador se debió, entre otras cosas, a que el epicentro del terremoto fue en Los Planes de Renderos, en los márgenes sur de la capital, y que apenas tuvo una profundidad de 5.7 kilómetros (el del 13 de enero tuvo una profundidad de 57.7 kilómetros). Esto, sumado a las débiles estructuras que había por todos lados, nos dejó semejante desastre.

Desde la mañana del 10 de octubre de 1986 hasta febrero del siguiente año, se registraron más de mil temblores más en el área metropolitana de San Salvador, lo que continuó complicando a una población que ya padecía por la guerra civil, por la escasez de muchos productos de primera necesidad y una crisis económica y social muy marcada por el conflicto armado.

Por donde se caminara se veían las profundas heridas del jamaquión. Además del Darío, se derrumbaron o dañaron considerablemente los edificios Gran Hotel San Salvador, el del Instituto Salvadoreño del Café, hospital Bloom, Biblioteca Nacional, Ministerio de Educación, la Universidad de El Salvador, colegio Externado San José, colegio Guadalupano, la catedral metropolitana, la escuela Santa Catalina, el Hogar del Niño y otros.

En los viejos barrios San Jacinto, La Vega, Candelaria, Modelo y Santa Anita las casas tumbadas o reventadas se contaban por docenas.

Además, la luz se fue por dos días y el servicio de agua potable en las zonas afectadas tardó varios días en ser restablecido. La falta de ambos sembró muchísima más la desesperanza entre los damnificados.

Al país llegaron ayudas de diferentes países, tanto en especies como en efectivo. Hubo también asistencia humanitaria de especialistas en rescate. De los más famosos, los Topos, de México, que junto a miembros de Cruz Roja, Cruz Verde, Cruz Verde uniforme amarillo (Comandos de Salvamento) ayudaron a sacar con vida a varias personas que quedaron soterradas principalmente en los edificios del centro.

Ante la catástrofe, la entonces guerrilla del FMLN anunció un “cese al fuego” y los esfuerzos gubernamentales (el presidente de turno era José Napoleón Duarte) se centraron en atender las emergencias derivadas del terremoto.

Desde aquel viernes, San Salvador no volvió a ser el mismo. Meses antes, la alcaldía capitalina había iniciado un plan de creación de zonas peatonales, adoquinando calles principales del corazón de la ciudad para cedérselas a vendedores informales. Esto, sumado al destrozo dejado por la naturaleza, “mató” al centro. Los comercios formales e históricos comenzaron a migrar y se empezó a vivir las trasmutación de la ciudad. Poco a poco el desorden urbano, también alentado por la migración del interior del país, principalmente de zonas afectadas por el conflicto armado, diluyeron la capital.

Meses después del terremoto, al caminar por el centro, se veían los edificios destruidos, parcialmente derrumbados o bien montañas de ripio. Se convivía con los símbolos sarcásticos de la tragedia. Así se veía mañana, tarde y noche, mientras el corazón del ciudadano se aturraba por algún familiar o conocido víctima de la sacudida.

El paisaje urbano desolador también hacía recordar que, a muchos, en casa les esperaba la aflicción focalizada, pues la vivienda estaba dañada y, con suerte, habría algún seguro que respondiera.

Hoy, 30 años después, rendimos tributo a todas aquellas víctimas y sus familiares. Volvemos a ver en el tiempo y nos reiteramos que a esta sociedad no la detienen (ni detendrán) las guerras ni las catástrofes naturales. Como se popularizó por aquella época, decimos “El Salvador está de pie”.


- HISTORIAS DE SOBREVIVIENTES -


40 horas soterrada

Algunos le dicen la Chica Terremoto. Se llama Alicia Herrera y es superviviente del terremoto de 1986. Quedó entre escombros en San Jacinto y hoy nos cuenta su historia.

Sobrevivió al edificio Darío

“¡A la mocheta!”, gritó Héctor Mauricio Arce, a las 11:49 de la mañana del viernes 10 de octubre de 1986.

- UNA TRAGEDIA EN IMÁGENES -


Los conmovedores testimonios de sobrevivientes del terremoto del 86

El Diario de Hoy habló con varios sobrevivientes del terremoto de 1986 que dejó cientos de muertos y damnificados. Acá están sus relatos.


Crónica del terremoto del 10 de septiembre de 1986

La herida nunca sanará, pero surge la pregunta de ¿qué tan preparados están los salvadoreños para enfrentar a la naturaleza en un futuro evento? Conoce algunas respuestas.