TECNOLOGÍA

5 consejos para enseñarle a mamá a usar la tecnología

Enseñarle a tu mamá cómo usar diferentes objetos tecnológicos es realmente una tarea titánica. El proceso de aprendizaje es duro, a veces infructuoso pero hay algunos pasos que debes seguir para no perder los nervios. Sigue las recomendaciones que da María José Veliz, del sitio especializado en tecnología kissmybit.com:

Paciencia

Este bien es muy preciado cuando le explicas como por cuarta vez a tu mamá cómo poner la película en el DVD. Cuando le enseñas a una persona que durante la mayoría de su vida jamás se ha enfrentado a los grandes avances que ha dado la tecnología en tan poco tiempo, tienes que tener paciencia, ella no va a entender de una que es Twitter o Facebook ni para qué sirven. Lo mejor que puedes hacer es ser comprensivo.

Constancia

Tu mamá no aprenderá en una sola sesión. A ella le va a costar mucho, casi de la misma forma que te costaba a ti las matemáticas u otra asignatura del colegio.

Lo más terrible de esta situación es que la constancia se debilita cuando tu mamá no entiende que para una dirección no tiene que usar Google, porque para ella este navegador soluciona todos los problemas. Es allí cuando la constancia en el aprendizaje es fundamental para que tu madre de una vez por todas entienda qué es un navegador y cómo usarlo.

Colaborador

Cuando mamá te pida ayuda hay que colaborar. Recuerda, ella se siente completamente perdida en un mundo que no logra comprender del todo. Cuando te pida que por favor le agregues algunas canciones a su mp3 no te hagas el difícil y realiza esa pequeña tarea.

Respeto

No sacas nada con enojarte con tu mamá y decirle cosas como “no es posible que aún no sepas mandar mensajes de texto si hasta un niño de dos años podría hacerlo”. Si no aprende de inmediato, intenta ayudarla siempre que se pueda, pero tampoco debes acostumbrarla.

Déjala volar

Finalmente hay que dejarla partir, no puedes estar siempre a su lado aconsejándola en algo que le has enseñado muchas veces.  El asunto es que hay que tener fe en ellas.

Por lo tanto, la enseñanza aquí es tener paciencia con las madres. No te olvides también de cuánto esfuerzo ha invertido ella para enseñarte muchas cosas de las que sabes y que aprendiste de ella desde que eras un bebé.