SALUD Y ESTILO

¿Debe vigilarse a los bebés las 24 horas del día?

¿Qué podría haber de malo en tomar recaudos adicionales para cuidar a un bebé?
Leah Perri, KSLespañol

Con la aparición de un nuevo estudio sobre asfixia que publicó Journal of Pediatrics, los padres podrían estar dispuestos a intentarlo todo con tal de velar por la salud de su bebé.

El estudio determinó que se coloca a alrededor del 55 por ciento de los bebés del país en camas con mantas que aumentan las probabilidades de asfixia o Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, SIDS por la sigla en inglés.

En lo que respecta a los factores de riesgo de SIDS, “la ropa de cama ha quedado olvidada”, dijo el Dr. Thomas G. Keens, del Consejo Asesor sobre SIDS de California, según informó el New York Times. “Este artículo es un llamado de atención.”

De inmediato, varias compañías han comenzado a vender nuevas tecnologías que permiten a los padres observar a sus bebés las veinticuatro horas del día. Los dispositivos registran el ritmo cardíaco de los bebés, el nivel de oxígeno en sangre y la temperatura corporal durante las veinticuatro horas.

Las compañías esperan utilizar ese tipo de tecnologías de monitoreo para prevenir peligros como el síndrome de muerte súbita del lactante, según un reciente informe de NPR. El Dr. King, sin embargo, un investigador de la Universidad de Sheffield, escribió en el British Medical Journal que esos monitoreos sólo proporcionan una falsa sensación de tranquilidad a los padres.

King menciona una variedad de productos similares que aparecieron durante las décadas de 1980 y 1990 y que se desarrollaron con la intención de reducir el SIDS. Los dispositivos no demostraron que tuvieran un efecto positivo en lo relativo a reducir el síndrome, y la Academia de Pediatría de los Estados Unidos no pudo aprobarlos como estrategia para disminuir el riesgo de SIDS.

En la actualidad han reaparecido productos como los de los años 80 y 90, ahora bajo la forma de aparatos como Owlet, Rest Device y Sproutling. Si bien esos productos no afirman que reducen el riesgo de SIDS, King destaca que sus estrategias de marketing podrían sugerir que lo hacen.

“No es un dispositivo médico. No está registrado como dispositivo médico”, escribió King. “Pero si se observa el marketing desarrollado hasta ahora, no creo que ese mensaje resulte evidente.”

En consecuencia, en la sección FAQ (preguntas más frecuentes) del sitio web de Owlet, se destaca específicamente que el aparato “tiene por objeto contribuir a que usted esté atento a posibles indicadores de peligro, pero la seguridad de su bebé es responsabilidad suya.”

La lista de consejos de la Clínica Mayo para la prevención del SIDS comprende colocar al bebé boca arriba y no boca abajo a la hora de dormir, mantener la cuna lo más despejada posible, sin mantas ni acolchados, y evitar el uso de monitores de bebés y otros aparatos comerciales que aseguran que reducen el riesgo de SIDS.

Tal vez los nuevos dispositivos proporcionen una red de seguridad adicional para que los padres controlen la salud de sus hijos. El marketing de Owlet apunta a las necesidades y deseos de muchos padres con descripciones como: “más sueño, menos estrés. Owlet vela en silencio por su pequeño y le proporciona a usted tranquilidad y tal vez hasta una noche entera de sueño.”

La pregunta a plantear a los padres actuales es: ¿deben vigilar a su hijo las veinticuatro horas tan sólo porque pueden hacerlo?